domingo, agosto 23, 2009

De cómo fue que pasé de periodista a terapeuta


Algunas personas me han preguntado que cómo fue que cambié de profesión y pasé de ser una comunicadora social a una psicoterapeuta gestalt.

Lo primero que tengo que decir es que no creo que haya pasado de un lado a otro. No he dejado de ser periodista, no puedo dejar de ser comunicadora, simplemente no puedo. El periodismo lo llevo en la sangre, la comunicación es parte de mí, cosa que agradezco profundamente, pues esa visión me da otra matiz para encarar mi segunda carrera y mi primer oficio en este momento.

Yo trabajaba como Coordinadora de Proyectos de Internet en una empresa importante de telecomunicaciones. Me llamaron de otra compañía para ofrecerme un cargo muy interesante también en el área de comunicaciones: muy buen sueldo, gran proyección a futuro, posibilidades de irme fuera de Venezuela, entre otros. Y fue en ese momento cuando lo supe.

Si bien sabía que quería cambiar de trabajo, la verdad es que no quería encerrarme en otra oficina desde la mañana hasta la noche, con muchas responsabilidades y exigencias de una Junta Directiva y poco tiempo libre para mí y los míos.

Asi que empecé a buscar, con la ayuda de mi terapeuta Mirtha, escuelas en Caracas que dieran una formación en Psicoterapia Gestalt. Siempre me había llamado la atención la Psicología y no quería hacer otro pre grado, así que una escuela me parecía adecuada para mí. Fui a varias entrevistas e investigué. Y comencé a estudiar.

Me enamoré plena y completamente de la Psicoterapia Gestalt. Y al mismo tiempo, iba construyendo en mi mente una nueva profesión u ocupación en la que manejaría mi tiempo, mi agenda y mis posibilidades.

Pasaron dos años y mi amor por la Gestalt seguía creciendo. Me di cuenta que necesitaba y quería irme a estudiar al exterior para complementar mi formación. Un cúmulo de situaciones personales, profesionales y de vida me impulsaron a tomar una de las mejores decisiones que he tomado: me fui a Argentina a estudiar en el Centro Gestáltico San Isidro.

Me regalé un año de pausa, de terapia, de crecimiento, de vida, de aire puro, de buena respiración, de sueños trabajados en terapia, de sueños anotados en la libreta de gastos, de sueños que se han ido cumpliendo. Un año impecable, sin sobras o faltas, con mucho amor.

Al llegar a Venezuela, a principios del 2007, me decidí a abrir un consultorio. Mi amiga Jeni (la titi) me diseñó unas tarjetas preciosas. Monté mi Blog en Internet (Gestalt Venezuela) Y comenzaron a llegar los pacientes. De a poco, tranquilamente. Con miedo y amor los fui atendiendo.

De eso hace ya dos años y medio. Lo que ha pasado en este tiempo no tiene forma de explicarse. Estoy tan agradecida que es difícil ponerle palabras. La ganacia superó cualquiera de mis expectativas posibles.

Soy Terapeuta de corazón, formación y pasión. Y al mismo tiempo soy una Comunicadora. No tengo otra manera de hacerlo. Y a la vez, todos los días lo hago diferente.



1 comentario:

Dimasjack dijo...

SALUDOS DESDE PERU BELLA DAMITA

Para seguir leyendo...

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...